¿La dieta cetogénica es mala para el medio ambiente?

0

La dieta cetogénica (también conocida como dieta keto) es un tipo de alimentación alto en grasas y bajo en carbohidratos. Está diseñado para ayudar al cuerpo a alcanzar un estado de cetosis, en el que quema grasa en lugar de azúcar.

Si bien hay formas de personalizarlo, la dieta cetogénica clásica requiere una gran cantidad de proteínas de productos animales como la carne de res, el salmón y los huevos.

Si a estas alturas no eres Vegano, probablemente no estás demasiado preocupado por el cambio climático, ni sientes la necesidad de moderar tu comportamiento para reducir tu propia huella de carbono. O puede que no encuentres el equilibrio entre tu estilo de vida y lo que promueven la mayoría de los ecologistas.

Teniendo en cuenta el alto impacto ambiental de la carne, ¿es posible que este tipo de alimentación pueda contribuir a reducir nuestra huella de carbono?. La respuesta corta es SÍ.

Para entender cómo una dieta rica en el consumo de carnes y baja en carbohidratos puede ser beneficiosa para el medio ambiente, tenemos que compararla con nuestra dieta actual (si no somos veganos).

Keto vs tu dieta actual (no vegana)

A menos que tu alternativa sea volverte vegano, adoptar una dieta cetogénica realmente no hace mas daño que seguir cualquier otra dieta omnívora. De hecho, incluso podría ser mucho mejor dependiendo de lo que estabas comiendo antes.

El objetivo de una dieta cetogénica es ayudar al cuerpo a utilizar el combustible de manera más eficiente. Si lo pensamos de esta manera:

Cuando tu automóvil obtiene un mejor rendimiento de la gasolina, terminas consumiendo menos gasolina.

Por tanto si tenemos una ingesta de alimentos menos procesados y más eficiente, el impacto ambiental de nuestra dieta reducirá el consumo de alimentos y evitará el consumo de aquellos que requieren grandes cantidades de energía y recursos para ser elaborados.

En la dieta cetogénica, aprovechamos más los alimentos que consumimos y, por lo tanto, terminamos comiendo menos.

Menos alimentos procesados significa menos consumo de energía, menos transporte, menos ingredientes químicos y procesos de elaboración que tienen un impacto ambiental.

Esto también implica menos consumo de productos de cultivo masivo, Soja, Maíz, Papa, Trigo, etc. Que además en su mayoría son transgénicos y contribuyen a la destrucción de los bosques para conseguir mayor superficie de cultivo.

¿Alternativa para aquellos que no pueden llevar una dieta vegana?

Muchas personas, tienen dificultades para poder adoptar una dieta vegana, y continúan consumiendo carnes y alimentos procesados. La dieta Keto puede ser la alternativa ecológica para aquellos que no pueden dejar de consumir carne, pescados y mariscos.

Yo creo que si somos objetivos nos podemos dar cuenta que tiene más ventajas que desventajas, ya que reduce notablemente nuestra huella de carbono de diversas formas:

  • Reducimos la ingesta diaria de alimentos y evitamos el desperdicio de comida.
  • Reducimos la ingesta de alimentos procesados, por tanto se reduce considerablemente el uso de envases plásticos.
  • Al reducir los alimentos procesados, también reducimos todos los procesos implicados en su producción.
  • Contribuimos al mercado local, evitando la huella de carbono por el transporte. Lo cual también trae un beneficio adicional de generar más fuentes de empleo y reducir la pobreza que tiene un impacto considerable en el ambiente.
  • Promueve la producción de Carne de Pastoreo.
  • Al reducir la demanda de productos procesados podríamos impactar en la necesidad de destruir bosques para cultivar alimentos y suplir las necesidades de producción actuales.

Un estudio del 2015 demostró que la dieta cetogénica suprime el apetito, lo que hace que consumamos menos calorías innecesarias. Aunque hay quienes piensan que es dañino para el planeta, pero aún no hay suficientes estudios que lo comprueben.

¿Cómo comer carne con la conciencia tranquila?

La cría de ganado es la actividad agrícola que más aporta emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Estas emisiones provienen principalmente de la fermentación en el estómago de los rumiantes (pedos de vaca y eructos de metano), manejo de estiércol y quema de combustibles fósiles en la crianza, procesamiento y transporte de ganado y sus productos.

Dado que todos debemos comer, un mecanismo de defensa natural es simplemente desconectarse o descartar cualquier discusión al respecto.

Una dieta cetogénica de carne en realidad puede mejorar el medio ambiente, si se toman algunas decisiones específicas como consumidor y ciudadano.

Las elecciones correctas pueden incluso ayudar a mejorar la calidad de los nutrientes y la sostenibilidad de nuestros sistemas alimentarios, y reducir los métodos inhumanos actuales de cría de animales de las granjas industriales. Y tiene el beneficio adicional de utilizar herbívoros felices y saludables que viven sus vidas al aire libre, el sol y los pastizales prósperos.

Mirar el tema de esta manera holística puede incluso salvar la división acalorada que existe actualmente entre los consumidores de carne, los vegetarianos y los veganos.

La dieta cetogénica baja en carbohidratos suele ser criticada por ser dañina para el medio ambiente y agravar el cambio climático global. Pero luego de investigar para escribir este artículo me he dado cuenta que todo se reduce a nuestras decisiones como consumidor.

3 maneras de reducir tu huella de carbono en la dieta Keto

Aquí hay 7 acciones que puedes adoptar como un consumidor cetogénico bajo en carbohidratos y que pueden ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir a un medio ambiente más saludable:

Se consciente de tus elecciones de alimentos

Dependiendo de dónde vivas y tu presupuesto de alimentos, tu capacidad para acceder a carne y verduras ecológicas puede ser limitada. Siempre que sea posible:

  • Compra verduras locales de temporada, que hayan recorrido una distancia más corta.
  • Compra en los mercados de agricultores locales.
  • Considera cultivar algunas de tus propias hierbas y verduras.
  • Haz una o dos comidas a la semana bajas en carbohidratos o keto vegetarianas.
  • Practica el ayuno intermitente, así reducirás la ingesta de alimentos y mejorarás tu salud.
  • Considera pagar un poco más por la carne de res alimentada con pasto y la carne y los productos animales criados de manera sostenible.

Elige productos libres de crueldad animal

Compra productos de granjas ecológicas que estén comprometidas con algunos principios básicos de sostenibilidad. Esto significa asegurarse de que la leche y el queso estén libres de antibióticos y que sean orgánicos. Si son de una granja local, ¡incluso mejor!

Cuando se trata de comprar carne, asegúrate de optar por la carne criada en libertad de forma ética. En Australia, la  carne de vacuno y de cordero se encuentra en los pastos, lo que permite una existencia más natural.

Compra Local

Esta es la forma más sencilla de reducir instantáneamente su huella de carbono, sin importar el tipo de dieta que estés siguiendo. Ya sea que compres carne, queso o productos frescos, siempre trata de comprar productos locales y de temporada cuando puedas.

Cuanto más lejos tenga que viajar la comida para llegar a usted, más combustible fósil se utilizará y mayor será el impacto ambiental. Si tu comida tuvo que tomar un vuelo de 15 horas para llegar a tu mesa, entonces está consumiendo gran cantidad de combustibles fósiles.

Moraleja de la historia: No importa qué tipo de dieta elija, siempre habrá una manera de minimizar su impacto en el medio ambiente.

Califica este artículo

Dragón de Luz