Encuentran Tortuga Cardón mutilada en playas del Estado Sucre

0

Una tortuga Cardón, de gran tamaño apareció mutilada este domingo en una playa del estado Sucre, causando el asombro de curiosos que se acercaron, algunos para verla, otros para fotografiarla y otros más para tocarla. Una persona preocupada por esta situación subió algunas fotos a la red social Facebook para denunciar y compartir esta atrocidad.

«Al parecer los pescadores de esa zona del país ven muy atractiva a las tortugas, a quienes mutilan sus miembros para poder comercializar su carne.» Con este titular ha estado rodando desde tempranas horas del día de Lunes la galería de fotos donde se muestra en las imágenes una Tortuga Cardón de gran tamaño (especie amenazada) sin sus 4 Aletas.

Esta no es la primera vez que ocurre algo así, en el 2008 vecinos de la población de Río Caribe en el estado Sucre, encontraron otra tortuga  Cardón, muerta a pedradas y golpes en las inmediaciones de una playa de la localidad. (Ver Noticia)

De las ocho especies de tortugas marinas del mundo, ésta es la de mayor tamaño, llegando a alcanzar los 2 m. de longitud y pesando más de 600 Kg. Carece de caparazón óseo y el carapacho tiene una coloración negra con manchas blancas y tiene cinco crestas que recorren el cuerpo en forma longitudinal. A diferencia del resto porque presenta en su pico una entaladura semejante a dientes.  Se la puede ver  principalmente en la Península de Paria y la Isla de Margarita. Principalmente se alimenta de medusas y calamares. La mayor amenaza a sus poblaciones es el saqueo de nidos y la recolección de huevos.

Dermochelys coriacea  (Vandelli 1761)

Reptilia
Chelonia
Dermochelyidae

En Peligro Crítico

Descripción: Es la única especie viviente de una familia que a su vez posee un solo género, y muy fácil de reconocer por su enorme tamaño. Puede medir entre 1,30 y 1,75 m de longitud (en línea curva). Las hembras reproductoras del Caribe pesan 250-500 kg [1]. El caparazón óseo es extremadamente reducido, carece de placas córneas y en su lugar posee una gruesa piel negra con manchas blancas y siete crestas longitudinales [2]. Al igual que otras tortugas marinas, no retrae la cabeza, el pescuezo o las extremidades bajo la concha. Su dieta está constituida fundamentalmente por cnidarios (medusas o aguamalas) y tunicados [2]. Distribución: Especie pelágica y ampliamente distribuida en los océanos del mundo. Se traslada a ambientes más cálidos para reproducirse y anida en los trópicos. Las principales áreas de anidación en el océano Atlántico Occidental y el mar Caribe son las playas de Costa Rica, Panamá, Guayana Francesa, Surinam y Trinidad [2,3]. En Venezuela, aunque es observada en toda la costa, las mayores densidades se reportan hacia el oriente y en la isla de Margarita. La especie puede utilizar varias playas del Caribe suroriental en una misma temporada de anidación, como lo indican varios intercambios de hembras entre Trinidad, la península de Paria y la isla de Margarita [4,5,6].

Nombres comunes: Cardón, Tortuga negra, Baúla, Laúd, Tartaruga Leatherback turtle

Situación

Aunque en Venezuela es la segunda especie más importante en número de nidadas, su situación se encuentra altamente comprometida [7]. Cerca de 90% del total de sus anidaciones en el país se concentran en el sector nororiental de su distribución, principalmente en Sucre y Nueva Esparta, mientras que la población anidadora incluye 200 a 300 hembras por año [8]. Es la única especie con desove confirmado en Delta Amacuro [9]. Los reportes de capturas incidentales o accidentales indican que se alimenta en el golfo de Venezuela, península de Paraguaná, y los estados Miranda, Sucre y Nueva Esparta [2,4,10-17]. En el ámbito global, a partir del año 2000, la IUCN la clasifica En Peligro Crítico [18]. En área del océano Pacífico la declinación en la anidación es mayor a 80% en la mayoría de las poblaciones [1,3]. En el ámbito de todo el Caribe las tendencias a la disminución poblacional persisten en los sitios donde se les brinda poca protección [2,3].

Amenazas

Una de sus principales causas de mortalidad en Venezuela es la captura accidental por las pesquerías. Es la especie con mayor registro de varamientos (tortugas muertas o sus restos) en el país [16]. La captura en redes de arrastre parece ser baja [16]. Las hembras son sacrificadas en las playas y sus nidadas son saqueadas [2,4,12,13,14,15]. La anidación en zonas con ocupación rural o turística también pone en peligro a hembras y crías [4]. Lo que parecería ser un incremento reciente en la frecuencia de tormentas severas en la región costera venezolana, podría afectar severamente su reproducción y sobrevivencia.

Conservación

En el ámbito global, al igual que las otras tortugas marinas, se beneficia de varios instrumentos legales, lo cual es crucial por ser una especie altamente migratoria. En el ámbito internacional está incluida en el Protocolo SPAW, la Convención de Diversidad Biológica, Apéndice I del CITES, Convención Ramsar y la Convención Interamericana para la Protección y la Conservación de las Tortugas Marinas [19]. En Venezuela se establece su veda indefinida mediante el Decreto N° 1.485 (11/09/96) y es declarada Especie en Peligro de Extinción por el Decreto N° 1.486 (11/09/96) [19,20,21]. El Plan de Acción para la Recuperación de las Tortugas Marinas ha sido un elemento importante para orientar los esfuerzos de investigación y conservación [4]. Diferentes organizaciones combinan en distinto grado la educación ambiental, la investigación y la capacitación en favor de la especie: LUZ y GTTM-GV en Zulia, Fudena e Inparques en Falcón, Provita e Inparques en Miranda y Vargas, CICTMAR-WIDECAST en la vertiente norte de la Península de Paria, GTTM-NE, MINAMB-NE e Inparques en Nueva Esparta, y el INIA en la región nororiental, entre otros [5,17,22,23]. Aparte de la tortuga verde en isla de Aves, ésta es la única especie que cuenta con un programa formal de seguimiento de anidación en dos playas índices del estado Sucre. Organismos como el MINAMB, la Guardia Nacional y la Armada, ejercen guardería ambiental en todo el sector marino y costero. Para garantizar su sobrevivencia en Venezuela es urgente disminuir la mortalidad en las pesquerías, así como lograr la protección de sus hábitats de anidación y alimentación. Es indispensable reforzar el cumplimiento de la legislación y sensibilizar ampliamente a residentes y turistas sobre la situación de las tortugas marinas.

Autores: Hedelvy Guada, Joaquín Buitrago

Extraída del libro rojo de la fauna venezolana


Califica este artículo

Dragón de Luz