Hippo Roller: alternativa eficiente para el acceso al agua

0

Cuando algo nos resulta tan extraño que lo calificamos de exótico, la foto siempre le gana al análisis de esa otra realidad. Los aspectos estéticos de la situación ajena se vuelven pintorescos para ojos desbordados de afán contemplativo. La escena deja de ser una situación para ser una fantasía y se transforma en un instrumento de la imaginación.

La postal del atardecer de la sabana africana en el que se recortan las siluetas de algunos trabajadores rurales transportando agua en vasijas sobre sus cabezas, nos hace suspirar de emoción pensándonos aventureros del otro lado del Atlántico.

No nos parece un reflejo de la dificultad de acceso al agua que atraviesa gran parte de la humanidad. Jamás nos imaginamos a esos campesinos caminando 6 kilómetros por día descalzos, o sus dolores de espalda al acostarse por la noche. Y claro que no, son una foto de algo que sucede lejos en todo sentido.

Para dos emprendedores sudafricanos, esos campesinos eran sus amigos y familia. A diferencia de nosotros, no necesitaban su imaginación para darle vida a la foto. Para ellos, las vasijas de agua sobre las cabezas eran la cotidianeidad en movimiento, y un problema.

El Hippo Roller Project es la alternativa que encontraron estos dos hombres que crecieron en granjas para ayudar a garantizar el acceso a agua potable. Durante los últimos 20 años, repartieron 46.000 barriles rodantes de plástico diseñados por ellos en más de 20 países.

El Hippo Roller es básicamente eso, un contenedor de plástico cilíndrico con un tirante de metal tipo andador especialmente diseñado para recorrer caminos rurales. Tiene capacidad para 90 litros de agua (cinco veces más que la tradicional vasija) y algunos modelos incluyen un filtro para limpiar el agua recolectada.

Cuando está vacío, el Hippo Roller se puede compactar y usar como mochila y tiene una vida útil de aproximadamente seis años. El plástico es reciclable, pero los Rollers rotos se reutilizan como contenedores, bañeras para niños o macetas.

Tradicionalmente, las mujeres y los niños son los encargados de ir a buscar el agua, por lo que la utilización de este producto es muy importante para mejorar la asistencia a las escuelas. Las madres tienen más tiempo para cuidar a sus hijos y ellos para estudiar.

Por otro lado, las personas mayores solían depender de la buena voluntad de sus vecinos para conseguir agua, con el Hippo Roller pueden buscarla ellos mismos. Además, la introducción de la nueva tecnología hizo que los hombres comenzaran a interesarse por realizar esta tarea, reconfigurando los roles asignados por la configuración antigua de las sociedades.

El Hippo Roller también reduce los riesgos de salud de cargar tanto peso y mejora la higiene. La disponibilidad de agua potable también otorga más tiempo para optimizar las técnicas agrícolas y la producción. En contraste con los carros de ruedas, que con el peso erosionan el suelo haciendo canales y zanjas, compacta el suelo y ayuda a mantener los caminos. Todo esto, por supuesto, resulta en más energía, autoestima y dignidad para las personas.

La sostenibilidad del proyecto no pasa solo por sus aspectos ambientales, su financiación es 100% voluntaria, basada en un sistema de donaciones y sponsors. Se calcula que, a la fecha, se han rodado” alrededor de 7.000 millones de litros de agua a través de 500 millones de kilómetros gracias al trabajo conjunto de fundaciones, ONG y donaciones personales.

Tal vez no nos resulte tan pintoresco, pero si la postal cambia por una foto de personas empujando contenedores plásticos de colores, nos podemos alegrar por ellos.

Califica este artículo

Dragón de Luz