América del Norte padece los efectos del Cambio Climático

0

Las condiciones de crecimiento en EE. UU. y Canadá continúan deteriorándose debido a la sequía y el calor persistente. Entre finales de junio y principios de julio de 2021, el suroeste de Canadá y el noroeste de los Estados Unidos sufrieron temperaturas nunca antes observadas bajo la influencia de una poderosa «cúpula de calor».

El fuego se ve ardiendo en el área de Lytton, Canadá.

El fuego se ve ardiendo en el área de Lytton, Canadá.

Al igual que las históricas olas de calor, que afectaron terriblemente a Francia en junio y julio de 2019, así como en agosto de 2003, el oeste de América del Norte experimentó largos días con temperaturas abrasadoras.

Se registraron hasta 49,6 ° C el martes 29 de junio en Lytton, Canadá. Desafortunadamente, esta pequeña ciudad desapareció posteriormente, por un incendio que ocurrió al final de esta terrible ola de calor.

«Esto es parte de los efectos del cambio climático que veremos en el futuro, y el futuro está ocurriendo en este momento».

Este tipo de situación meteorológica no es excepcional, pero, en relación con el calentamiento global, los expertos señalan que el calor observado es mucho más intenso y que año tras año se siguen batiendo récords absolutos.

mapa de Calor de canada y estados unidos

Mapa del calor que están registrando algunas zonas de EEUU y Canadá. (ESA)

¿Qué es este fenómeno meteorológico?

La cúpula de calor se originó debido a los vientos del oeste que circulan a gran altura, y que generó la formación de dos zonas de alta presión. Una ubicada en el Pacífico, bloqueando la llegada de aire fresco y húmedo del océano, y la otra, más concentrado entre la Bahía de Hudson y los Grandes Lagos de Estados Unidos.

Como resultado, el aire californiano muy caliente, se movió hacia el noroeste de Estados Unidos y el suroeste de Canadá y quedó atrapado precisamente por estas dos zonas de alta presión. En la superficie, las presiones atmosféricas no eran elevadas (el aire caliente sube en altura y baja la presión) pero, en altura, sí.

Como resultado, este aire caliente ya no podía escapar de esta gran región y tendía a tornarse cada día más intenso, porque la radiación nocturna estaba completamente bloqueada.

Utilizando un lenguaje menos científico, este episodio de calor fuera de lo común se asemejaría a «una olla a presión», según la definición que el climatólogo canadiense David Phillips proporcionó a la CBC.

La principal causa de las cúpulas de calor, en sintonía con lo que manifiestan desde NOAA, son los fuertes cambios de temperatura del océano Pacífico tropical registrados durante el invierno anterior.

Esta ola de calor fue, por tanto, histórica con una lluvia de récords absolutos, las temperaturas máximas oscilaron entre 40 ° C y casi 50 ° C. Los estados de Oregón y Washington en Estados Unidos, así como Columbia Británica y Alberta en Canadá, han sido los más afectados. Además, los incendios que siguieron fueron devastadores y lamentablemente fatales.

¿Ocurrirá nuevamente?

Canadá y Estados Unidos no serán los únicos países que se vean afectados por fenómenos como este.

De acuerdo con lo que advierte Armel Castellan, meteorólogo de la agencia canadiense, «esto es parte de los efectos del cambio climático que han sido previstos para el futuro, y el futuro es «ahora», por muy increíble o improbable que pueda parecer.

Lo que aguarda a la vuelta de la esquina son «eventos de calor extremo más frecuentes, de mayor amplitud y mayor duración«, ya que el clima está cambiando más rápido que la adaptación del ser humano.

A medida que el clima se calienta, cambia la forma en la que se «organiza» el tiempo», este evento es a apenas la punta del iceberg, ya que es de esperar que se sucedan más fenómenos similares con el paso del tiempo.

 

Califica este artículo

Dragón de Luz