Cómo vivir con menos plástico en 10 consejos prácticos

0

La mayor parte de la basura plástica que se produce cada año, es debido a productos de un solo uso, como las bolsas de plástico, las botellas de agua, los vasos de plástico, etc. Por lo tanto, una de las mejores maneras de reducir tu consumo de plástico, es simplemente dejar de comprar productos de un solo uso.

Otra manera de reducir los desechos plásticos, es comprar productos que no estén envasados en plástico. En la actualidad, existen muchos productos que se venden sin embalaje, como los frutos secos, las verduras y las frutas.

Por tu Salud y por el medio ambiente

Además de evitar los desechos plásticos que contaminan el ambiente también debemos pensar en los efectos negativos del plástico en nuestra salud. Ser consciente de ello nos ayudará a reforzar nuestro cambio de hábitos de consumo.

Los microplásticos son perjudiciales para la salud, ya que pueden ser ingeridos por los animales y acabar en nuestros estómagos. En resumen, si quieres reducir tu exposición al plástico, puedes hacerlo de varias maneras. Puedes dejar de comprar productos de un solo uso, comprar productos que no estén envasados en plástico, o evitar comprar productos que contengan microplásticos.

El plástico es tan común en nuestro mundo que es casi imposible imaginar la vida sin él. Sin embargo, la lucha por una vida sin plástico, sigue siendo un objetivo noble que vale la pena alcanzar, y cada vez más demandado por la sociedad.

Hay numerosos escritores y bloggers que narran su experiencias de vivir sin comprar nada que contenga plástico o que está envasado en él. Si quieres seguir una vida libre de plásticos, en el blog de Beth Terry MyPlasticFrzeeLife.com nos relata su experiencia durante tres años.

Pero si no quieres llegar a estos extremos, y tu conciencia es la de minimizar tu impacto en el medio ambiente, existen maneras más sencillas para limitar tu exposición al plástico que aquí vamos a compartir.

Identifica y evita los plásticos más tóxicos para la salud y el medio ambiente

No existe la necesidad de comer o beber en recipientes con plásticos que llevan sustancias tóxicas para la salud humana. Identificando el número que aparece dentro del símbolo de reciclaje, ya sabremos que tipo de plástico es.

No, no es el número de veces que se ha reciclado como algunos piensan.

Este número va del 1 al 7 rodeado por tres flechas persiguiéndose que forman un triángulo.  Los tres siguientes plásticos son muy comunes y significativamente perjudiciales para los seres vivos y el medio ambiente:

(3) PVC – Vinílicos o Cloruro de Polivinilo

El PVC, conocido también como cloruro de polivinilo, es un plástico que se obtiene mediante la polimerización de una sustancia derivada del petróleo, llamada edena. El PVC es un material termoplástico, que quiere decir que puede derretirse, enfríarse y derretirse de nuevo, sin perder sus características.

Por lo tanto, este plástico se ha utilizado tradicionalmente en la fabricación de objetos para el hogar, como ventanas, cubiertas de cocina, tableros de aglomerado de PVC, paneles de revestimiento de paredes, pintura, revestimientos para pisos y tejas.

Un plástico muy resistente, extremadamente tóxico a menudo contiene múltiples aditivos inseguros, incluyendo plomo y ftalatos, y todavía se utiliza para algunos juguetes, botellas de detergente, champús, aceites, y también en mangueras, equipamientos médicos, aislante para cables, etc.

(6) PS (Poliestireno)

Este hidrocarburo está oficialmente vinculado al cáncer, según el Consejo Nacional de Investigación (NRC) de EE.UU., que llevó a cabo una revisión científica, incluyendo el poliestireno en el Programa Nacional de Toxicología como producto cancerígeno. La espuma de poliestireno se utiliza para servir bebidas calientes como el café, sopa, o para calentar en el microondas la comida precocinada.

Bandejas de plástico de Poliestireno que son muy usadas para la venta de carnes en los supermercados.

Bandejas de plástico de Poliestireno que son muy usadas para la venta de carnes en los supermercados.

(7) Policarbonato: Puede contener bisfenol A (BPA)

Es un disruptor endocrino es cancerígeno, incluso a dosis muy bajas. Por el momento, se ha dado un gran paso al prohibir en Europa los biberones y otros recipientes habituales en la alimentación infantil, aunque todavía está muy presente en envases y recipientes para la conservación de alimentos.

El bisfenol A, está presente en botellas todo tipo de botellas de bebidas, y para recubrir las latas de conserva, además el número 7 es una categoría de “cajón de sastre” que puede contener cualquier tipo de resina de plástico que no esté catalogada en las 6 anteriores.

10 Consejos Prácticos para reducir el la basura plástica en el Medio Ambiente

1. Reduce el uso de bolsas de plástico

Cuando vayas a comprar recuerda que las bolsas plásticas matan alrededor de 100.000 ballenas, tortugas, y otras especies marinas en un año. Por lo tanto evita usar bolsas de plástico, ten siempre a la mano una bolsa de tela. Llevala siempre, en la chaqueta o en el bolso o reutiliza las de plásticos que ya tienes en casa.

2. No compres productos con mucho embalaje de plástico

Uno de los principales problemas del exceso de plástico es el embalaje. Principalmente los supermercados suelen utilizar excesivos envoltorios plásticos así como los alimentos procesados.  Los envases de plástico son una parte integral de nuestras vidas y, a menudo, es difícil evitarlos. Sin embargo, existen algunas formas de reducir el uso de plástico en el embalaje.

  • Reutilizar los envases de plástico que ya se tienen.
  • Compensar el uso de plástico comprando productos que se puedan reciclar.

3. Reutilice las bolsas de plástico que ya tienes

Hay muchas razones por las que reutilizar las bolsas de plástico que ya tengo es una buena idea. En primer lugar, ayuda a reducir la cantidad de residuos que se producen. También puede ayudar a ahorrar dinero, ya que no tendrá que comprar bolsas nuevas cada vez que vaya de compras. además, las bolsas de plástico son un recurso renovable, por lo que es una forma sostenible de reducir su huella de carbono.

4. Mira alrededor de tu cuarto de baño y ve cuánto plástico puedes reemplazar.

¿Tienes un montón de botellas de champú y acondicionador de plástico que decoran los estantes del baño? Para suprimir tanto envase de plástico, busca las marcas que más te gustan y trata de conseguirlas a granel. Si no es posible, pide al fabricante que las ofrezca, o mejor aún, sustitúyelas por alternativas naturales que en muchos casos son menos costosas que sus variedades químicas.

Ejemplos: cambia tu desodorante por uno ecológico de barra de alumbre que no contenga plástico o el cepillo de dientes de plástico por uno fabricado con madera de bambú.

5. Mira alrededor de tu cocina y descubre los plásticos que puedes reemplazar.

Seguro que en tu cocina tienes un bote de detergente para los platos. Puedes reemplazarlo, comprando el detergente a granel y utilizar un frasco de conservas. Los utensilios de plástico como espátulas o cepillos, los puedes sustituir por unos de madera o acero.

Aprovecha que ahora está de moda el efecto “vintage” en la decoración de la cocina.

6. Evita el agua embotellada y usa tu propia botella de agua reutilizable, vaso o taza.

Las realidad es que el agua embotellada es, la mayoría de las veces, agua normal, tratada para su consumo, es cara, y  por lo general viene en una botella de plástico de PET (con el número 1 dentro del símbolo de reciclaje) que contiene el antimonio, un metal tóxico.

Algunos argumentan que la cantidad de antimonio en el plástico y el potencial de lixiviación de esas botellas es insignificante e inofensivo, pero preferimos un enfoque preventivo. Estas botellas son para uso individual, por lo que si se reutilizan o son expuestas al calor o al frío, se descomponen más rápido, liberando productos tóxicos.

Para evitar el uso de botellas PET, te aconsejo utilizar botellas de acero inoxidable o una botella de vidrio.

7. No compres productos con microplásticos.

Si los envases de plástico fueran eliminados, no habría tantos residuos de plástico en el mundo, y sería mucho más saludable. Tres tomates en una bandeja de espuma de poliestireno y cubiertos de film de plástico, no es bueno ni para tu salud ni para el Planeta. Recordamos no exponer las bandejas de poliestiremo a altas temperaturas, puede producir cáncer .

8. Comprar a granel para minimizar o eliminar los envases.

Los establecimientos de venta de productos a granel son cada vez más numerosos, la mayoría de ellos, asociados a tiendas ecológicas o sostenibles, pero cada vez más presentes en supermercados y mercados de barrio. Comprar a granel reduce los envases de todo tipo y, por lo tanto, eso es siempre bueno para cuidar el medio ambiente.

9. Líbrate de los cubiertos desechables.

Los cubiertos desechables de plástico, son uno de los mayores culpables de la contaminación plástica. Al igual que las bolsas de un solo uso, la mayoría no se reciclan y acaban en los vertederos.

Además, gran parte de los cubiertos de plástico, son muy comunes en eventos y fiestas de todo tipo, de gran volumen de gente, y suelen estar hechos de Poliestireno (con el número 6 dentro del símbolo de reciclaje) que está vinculado oficialmente al cáncer.

Para evitar el uso de cubiertos de plástico, usa cubiertos de acero inoxidable en bolsas individuales de tela, de varios colores, para darle un toque “chic” al evento.

10. Diviértete viviendo con menos de plástico

Descubre alrededor un verdadero mundo de vida saludable, alejado de los productos químicos derivados del petróleo. Hay todo un mundo sostenible ahí fuera esperando que lo descubras. Además no estás solo, cada vez hay más comunidades y grupos a tu alrededor que se comprometen a hacer de este mundo un poco más sostenible. Además puede ser una forma de divertirte y ser innovador y creativo, en la búsqueda de nuevas formas de expresar tu vida sin plástico.

¿Cómo se obtienen los plásticos?

Por lo general, los plásticos se obtienen a partir de petróleo, gas natural o carburantes fósiles. Una vez que se extraen de los yacimientos, estos compuestos son adquiridos por empresas que los transformarán en materiales poliméricos mediante reacciones de polimerización y copolimerización, bien conocidas como procesos de síntesis.

Califica este artículo

Dragón de Luz