Dragón de Luz
Un blog de Ecología y Cultura
¿Sabías que sacar las estrellas de mar fuera del agua puede ser peligroso para ellas? Aprende cómo contribuir al cuidado de las estrellas de mar y de todo el ecosistema marino.
¿Sabes cuál es la diferencia entre reutilizar y reciclar? Te explicamos por qué es importante la diferencia entre ambas y por qué debemos llamar las cosas por su nombre.
Toda la verdad sobre el reciclaje y almacenamiento de pilas usadas, aprende cómo desecharlas de forma responsable para evitar la contaminación del suelo y el agua.

Por qué pagar por Nadar con Delfines es una muy mala idea

Muchos turistas pagan grandes sumas de dinero para tener la oportunidad de nadar con delfines, creyendo que están ayudando a estos animales y disfrutando de una experiencia única. Pero la verdad es que detrás de esta práctica hay un negocio cruel que maltrata a los delfines y los somete a condiciones deplorables.

Es importante que todos entendamos que los delfines no son juguetes para nuestra diversión y que su bienestar debe ser prioridad en cualquier interacción que tengamos con ellos.

Por eso, en este artículo quiero explicar por qué nadar con delfines es problemático, los peligros que conlleva y qué podemos hacer para proteger a estos animales tan inteligentes y sensibles.

Si alguna vez te ha llamado la atención nadar con delfines, deberías leer hasta el final.

Desde hace algún tiempo he querido informar y concientizar sobre los peligros de esta actividad que se ha popularizado en todo el mundo. A primera vista, puede parecer una actividad inofensiva, incluso beneficiosa para los humanos y delfines. Sin embargo, la realidad es muy diferente.

Cómo funciona la Publicidad del Nado con Delfines

La publicidad y el marketing son herramientas muy poderosas que pueden persuadir a las personas de realizar ciertas acciones o comprar productos. En el caso de las actividades turísticas con delfines, se utilizan técnicas de publicidad y neuromarketing para crear una imagen idealizada y emocionalmente atractiva de la interacción con estos animales.

En la mayoría de los anuncios, se muestra a delfines sonrientes, juguetones y felices nadando junto a personas y niños. Esta imagen transmite la idea de que los delfines disfrutan de la compañía humana y que la actividad es completamente inofensiva. Además, se suelen utilizar colores brillantes y llamativos que atraen la atención y generar emociones positivas.

Habitualmente se utilizan mucho, las fotos de niños con delfines en el material publicitario.
Habitualmente se utilizan mucho, las fotos de niños con delfines en el material publicitario.

También se utiliza el lenguaje persuasivo y emotivo para convencer a las personas de que deben realizar la actividad. Se destacan los beneficios emocionales de nadar con delfines, como la relajación, la conexión con la naturaleza y la diversión en familia. Además, se hace hincapié en la seguridad y la experiencia de los guías y entrenadores que acompañan a los turistas durante la actividad.

Otra técnica utilizada es la de la escasez, donde se muestra la actividad como algo exclusivo y único que solo unos pocos privilegiados pueden experimentar. Esto crea un sentido de urgencia en las personas y las hace sentir que deben aprovechar la oportunidad antes de que sea demasiado tarde.

Como puedes ver la publicidad es un factor muy importante ya que se utiliza para manipular y hacer creer que todo esto es genial, por lo que es importante que los turistas entiendan que detrás de esta imagen hay un negocio cruel que maltrata a estos animales.

Seguramente ya conoces las ofertas turísticas de «Nadar con Delfines«, ¿suena realmente maravilloso no?. Nadar con esas simpáticas criaturitas que siempre están sonriendo y se ven tan mansas. Pero la verdad es que el delfín no sonríe.

Te ofrecen la posibilidad de disfrutar de la «experiencia más excitante del mundo«, te invitan a aprender un poco más acerca de estos interesantes animales, e interactuar mientras aprendes de una manera divertida. Además podrás nadar, jugar, bailar, cantar y recibir un mojado besito de los delfines.

¡Viva la mágica experiencia de nadar con delfines!

Nado con delfines Margarita - Venezuela

La publicidad de la agencia, revista o página web siempre nos muestra imágenes donde parece que todos se lo están pasando de lo mejor, hasta el delfín se ve de lo más contento.

El descarado discurso de Educación Ambiental

Cómo si no fuera suficiente con la publicidad, muchos delfinarios y acuarios utilizan charlas de educación ambiental y conservación como una forma de disimular la crueldad que hay detrás de sus prácticas comerciales.

Algunos argumentan que al exponer a los delfines al público, están educando a las personas sobre la importancia de la conservación marina y la protección de la vida silvestre.

Sin embargo, esta práctica es totalmente incoherente con los principios de conservación y protección de los animales. Los delfinarios mantienen a los delfines en cautiverio, en espacios muy reducidos, sin la posibilidad de realizar comportamientos naturales y sin las condiciones adecuadas para su bienestar.

Los delfines son sometidos a entrenamientos que incluyen el uso de recompensas y castigos para hacer que realicen ciertas acrobacias y trucos para entretener al público.

Es cierto que en algunas charlas de educación ambiental se menciona la conservación y protección de los animales marinos, pero esto no justifica el sufrimiento al que se somete a los delfines en los delfinarios.

De hecho, muchos expertos en conservación y protección de animales marinos denuncian que estas charlas son una forma de «lavado de imagen» para legitimar una actividad comercial que es cruel e inhumana.

Por lo tanto, es importante que las personas tomen conciencia de que los delfinarios y acuarios que utilizan a los delfines como una forma de entretenimiento, no son lugares donde se promueva la conservación y protección de la vida silvestre. Al contrario, estas prácticas comerciales están directamente relacionadas con el sufrimiento y la explotación de los animales marinos.

¿Por qué nadar con delfines es algo malo?

Los espectáculos con delfines, son de alguna manera educativos, pero es una educación negativa, ya que sólo sirve para enseñare a millones de personas, que abusar de la naturaleza está justificado.

El contenido teatral de los espectáculos con delfines entra en contradicción con los valores de conservación y protección ambiental. Al promover la utilización de animales salvajes como atracciones turísticas, se fomenta la idea de que los seres humanos tienen el derecho de dominar y controlar la naturaleza.

Es importante que el público entienda que los delfines son seres vivos, no entretenimiento. La utilización de delfines en programas de entretenimiento no solo es cruel y poco ético, sino que también es problemático desde un punto de vista de conservación y educación ambiental.

Además de los aspectos éticos y de bienestar animal que ya mencionamos, hay varios motivos por los cuales nadar con delfines es problemático:

  1. El estrés de los delfines: Los delfines son animales muy sensibles y sociales que necesitan vivir en grupos grandes y en libertad. Los delfines mantenidos en cautiverio en los delfinarios y utilizados para la natación con humanos están sometidos a un alto nivel de estrés. El ruido, las luces brillantes, la gente y la falta de espacio son factores que afectan gravemente a los delfines y pueden provocarles problemas de salud. Además, los delfines pueden desarrollar trastornos psicológicos debido a la falta de estimulación y enriquecimiento, lo que puede llevar a comportamientos anormales y autodestructivos.
  2. El daño físico: Nadar con delfines también puede ser perjudicial para los humanos. Los delfines son animales grandes y fuertes que pueden llegar a causar daño físico a las personas, especialmente si se sienten amenazados o estresados. Además, el contacto físico puede transmitir enfermedades y parásitos entre los humanos y los delfines.
  3. Impacto en la población de delfines: La captura de delfines para la industria de la natación con delfines tiene un impacto significativo en las poblaciones de delfines salvajes. Muchos de los delfines utilizados en los delfinarios son capturados en la naturaleza, lo que tiene un impacto directo en la población de delfines y puede poner en riesgo su supervivencia.
  4. Pérdida de comportamientos naturales: Los delfines en cautiverio pierden su capacidad de realizar comportamientos naturales, como la caza y la exploración. La natación con humanos puede interferir en el comportamiento natural de los delfines, y también puede llevar a que se habitúen al contacto humano y pierdan su miedo a los humanos, lo que puede ser peligroso para ellos.
  5. Promoción de una cultura de explotación animal: El nado con delfines promueve una cultura de explotación animal, en la que los animales son vistos como objetos de entretenimiento y diversión en lugar de seres sensibles y conscientes. A menudo se promueve la idea de que nadar con delfines es una forma de acercamiento a la naturaleza y que contribuye a la conservación de los delfines. Sin embargo, esto no es cierto. La mayoría de las veces, los delfines utilizados en estos programas provienen de poblaciones salvajes y no contribuyen a la conservación de estas poblaciones en peligro de extinción.

Es importante tomar conciencia de estos problemas y no participar en actividades que impliquen la captura, entrenamiento o explotación de los delfines.

Nos dicen que los espectáculos con delfines son educativos, nos cuentan sobre los beneficios de la delfinoterapia y otros tantos argumentos más. Así, cuando suena la música disco a tope y los delfines caminan sobre sus colas, juegan, saltan o llevan a sus entrenadores en sus espaldas, nos motivan a creer que los espectadores se familiarizan con la verdadera naturaleza de los delfines y, en base a esto, se incentivan a contribuir en la protección de los delfines en estado salvaje.

nado con delfines lo que no te cuentan

¡Para el delfín también es divertido, está sonriendo todo el tiempo!

Para desgracia de los delfines, la boca del delfín tiene una forma curva que nos hace pensar que está sonriendo todo el tiempo. Los delfines en cautiverio no realizan las piruetas, saltan a través de los aros y juegan a basket porque les cause gracia o sea divertido para ellos, lo hacen porque tienen Hambre.

Los Delfines realizan todas estas acrobacias y obedecen porque dependen del entrenador para satisfacer su necesidad de comer. Al estar en cautiverio, no pueden alimentarse como lo harían en libertad y por ello quedan sometidos a la voluntad de quienes lo mantienen cautivo.

El entrenador les enseña que solamente cuando llevan a cabo el comportamiento y el guión deseados reciben como recompensa: «pescado». Los entrenadores insisten en decir que su relación con los delfines se basa en la cooperación y la comprensión mutua, pero esconden que el control de comida/comunicación es esencial para el espectáculo.

Para los delfines, realizar estas actividades no significa nada más que la única manera de conseguir comida.

Cuando te dicen que los delfines «aprenden muy rápidamente«, lo que realmente quieren decir es que quién tenga el cubo de la comida tiene un poder tremendo sobre los delfines.

La vida de los delfines en cautiverio difiere enormemente de su vida en libertad.

Cuando vemos los programas de Discovery, los documentales, las películas donde se ve un grupo de delfines nadando en mar abierto, nadando al lado de las embarcaciones, vemos el delfín en su hábitat natural, un espacio muy grande y amplio donde vive y se relaciona con otros.

En un ambiente artificial y reducido, los delfines se ven sometidos a condiciones que pueden ser perjudiciales para su salud y bienestar.

En la naturaleza, los delfines tienen la capacidad de recorrer grandes distancias y explorar su entorno acuático.

En cambio, en cautiverio, se ven limitados a un pequeño espacio acuático y pueden desarrollar problemas de salud debido a la falta de ejercicio y movimiento. La falta de espacio también puede aumentar el riesgo de enfermedades y lesiones debido a las colisiones entre delfines.

Algunos delfines cautivos han estado toda su vida en un pequeño tanque de cemento. Creen que el techo es el cielo y nunca han experimentado los elementos más simples de la naturaleza: los ritmos del mar, el sol, la lluvia. Nunca han podido nadar en línea recta todo lo que quisieran, nunca aprenderán a usar su velocidad, inteligencia y sentidos para cazar peces vivos.

Y aún falta lo peor de toda la historia

Durante un espectáculo el entrenador puede decir «esta es la aleta dorsal, esta es la pectoral…”. Estas descripciones superficiales de la fisiología de un delfín no justifican el llamar a estos espectáculos como educativos.

No hablan de cómo se capturaron los delfines, se separaron de sus madres y sus manadas, tampoco describen la naturaleza social de estos animales, su estructura de grupo organizado, sus sentidos altamente desarrollados que se convierten en inútiles en un tanque de cemento.

Cuando usted paga para nadar con delfines, está financiando una masacre anual de delfines en Taiji. ¿Cómo?, si tal como lo lee, además de pasar un rato agradable, está prolongando la cautividad del animal con el que nadó y además financia una industria que año tras año acorrala miles de delfines en una bahía de Japón para «escoger» los delfines más agraciados, y el resto ser masacrados.

el verdadero negocio del nado con delfines

Taiji, el mayor exportador de delfines para delfinarios y parques acuáticos del mundo, es también conocido por exportar carne de ballena y de delfín. Y resulta que para lograr ese récord mundial, cada año sus habitantes se lanzan al mar para acorralar y cazar brutalmente a los delfines que van a ser entregados a los delfinarios, zoológicos y negocios de «nado con delfines» de todo el planeta…

Alternativas sostenibles y éticas

Afortunadamente, existen alternativas sostenibles y éticas para disfrutar de la belleza y la inteligencia de los delfines sin causarles sufrimiento y sin contribuir a su explotación.

En lugar de pagar por nadar con delfines en cautiverio, se pueden buscar opciones para ver delfines en su hábitat natural, como por ejemplo, reservar un tour en barco con una empresa que se dedique a avistamiento de delfines en la naturaleza. Este tipo de actividad permite disfrutar de la presencia de estos maravillosos animales sin causarles daño ni alterar su comportamiento natural.

Otra opción es apoyar a organizaciones y grupos que trabajan por la protección de los delfines y su hábitat, como Greenpeace, la World Wildlife Fund (WWF) y la Dolphin Project. Estas organizaciones luchan por proteger a los delfines y otros animales marinos, y trabajan para promover un turismo sostenible que no dañe el medio ambiente ni contribuya a la explotación de los animales.

También es importante educar a las personas sobre la realidad detrás de los espectáculos con delfines en cautiverio y sobre la importancia de proteger a los delfines y su hábitat natural. Esto puede ser a través de compartir información y noticias en las redes sociales, hablar con amigos y familiares, y promover opciones más sostenibles y éticas para disfrutar de la naturaleza y la vida marina.

The Cove

«The Cove» es una película impactante y conmovedora que te abrirá los ojos a la verdadera naturaleza de la industria del entretenimiento de los delfines. Si te preocupa el bienestar animal y el medio ambiente, te recomiendo encarecidamente que veas este documental.

En este documental el ex-entrenador de delfines, Ric O’Barry, se sumerge en un mundo oculto y peligroso para exponer la verdad detrás de la industria del entretenimiento de los delfines. A través de su investigación, O’Barry descubre la oscura realidad de los delfines en cautiverio y el cruel trato que reciben en Taiji, Japón.

Este documental destapó la olla de grillos de una empresa japonesa que empujaba a los delfines a una trampa mortal, en donde una vez capturados cientos de delfines unos pocos son vendidos a los parques marinos de todo el mundo y el resto es masacrado para vender su carne en los supermercados japoneses como si se tratara de carne de ballena.

Al final del día, somos responsables de proteger a las criaturas más vulnerables de nuestro planeta, y esto comienza con educarnos sobre la verdad detrás de la industria del entretenimiento de los delfines. Así que, por favor, tómate el tiempo para ver «The Cove» y únete a nosotros en la lucha por la protección y el bienestar de los delfines en todo el mundo.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Compartir en:

    Autor del post:

    Buscador del Blog:

    Datos Interesantes
    El desierto del Sahara, en África, es el desierto caliente más grande del mundo y se extiende por más de 9 millones de kilómetros cuadrados.

    Dragón de Luz © 2023. Todos los Derechos Reservados

    Diseño web: SantosGuerra.com

    Dragón de Luz